Nadie sabía por dónde iba a salir Nacho Cano, uno de los premiados del Dos de Mayo, pero se esperaba que diera alguna sorpresa. Y la dio. Se desprendió de la banda de la Orden del Dos de Mayo, el premio que le acababan de otorgar, y se la puso a la presidenta, en agradecimiento por su gestión y por haber mantenido los teatros abiertos durante la pandemia, cuando «Las Vegas y Broadway estaban cerrados». Incluso aseguró que sus empleados, «que votan a PP, a Vox o a Podemos», le habían encargado que le trasladara dos palabras a Díaz Ayuso: «Gracias y valiente».

La presidenta confesaba luego haber estado al borde de las lágrimas en ese momento. Lo dijo tras aclarar que el «que acabe este plomo» que había captado un micrófono abierto saliendo de su boca en realidad se refería al clima de confrontación entre partidos, que dificultaba cualquier entendimiento en la región con ayuntamientos de signo contrario.

La opinión general ayer en la Real Casa de Correos era que acababa una campaña «muy rara» y «muy fea». Tras el desfile de la Escuadra de Batidores de Artillería Antiaérea, la Banda de Guerra de la Brigada Almogávares VIParacaidista, una sección del Colegio de Guardias Jóvenes y otra de la Policía Municipal formada sólo por mujeres – por el 50 aniversario de la incorporación femenina a este cuerpo–, los invitados entraron a la Real Casa de Correos y ocuparon sus respectivos asientos.

Premios a la sociedad madrileña
Los discursos tal vez fueron más breves en un acto, en todo caso, muy largo. Al término del cual se formaron los habituales corrillos. El ex vicepresidente Ignacio Aguado y todos sus consejeros acudieron y fueron saludados con bastante efusividad por sus excompañeros populares. No hubo, eso sí, encuentro Aguado-Ayuso. Pero sí un trío que interesó mucho a los periodistas, condenados por el protocolo Covid a seguir sólo con la vista y de lejos tan jugoso encuentro: Isabel Díaz Ayuso, Esperanza Aguirre y Pablo Casado charlaron animadamente.

Entre los premiados, además de Rafa Nadal en vídeo –su galardón ya lo recibió en persona el pasado diciembre–, Ainhoa Arteta, Carmen Iglesias y el citado Nacho Cano;el empresario Clemente González, el científico Rafael Yuste y la periodista Berta Queralt. Pero, sobre todo, la sociedad civil, tan golpeada en este año: asociaciones de peluqueros, cajeras de supermercado, autónomos, funerarios – «las familias nos pedían que tocáramos el féretro»–, a SOS 4×4 Rescate, que trasladaban a sanitarios en medio del temporal Filomena, los niños de Madrid…

Los expresidentes Ángel Garrido y Cristina Cifuentes recibieron su Medalla de Oro de manos de Ayuso. A él se la entregó con gélida cortesía; con ella se fundió en un abrazo.

"/>
Header Ad

Categories

Most Popular

De los corrillos sin testigos al premio sorpresa para Ayuso: las anécdotas del Dos de Mayo

Nadie sabía por dónde iba a salir Nacho Cano, uno de los premiados del Dos de Mayo, pero se esperaba que diera alguna sorpresa. Y la dio. Se desprendió de la banda de la Orden del Dos de Mayo, el premio que le acababan de otorgar, y se la puso a la presidenta, en agradecimiento por su gestión y por haber mantenido los teatros abiertos durante la pandemia, cuando «Las Vegas y Broadway estaban cerrados». Incluso aseguró que sus empleados, «que votan a PP, a Vox o a Podemos», le habían encargado que le trasladara dos palabras a Díaz Ayuso: «Gracias y valiente».

La presidenta confesaba luego haber estado al borde de las lágrimas en ese momento. Lo dijo tras aclarar que el «que acabe este plomo» que había captado un micrófono abierto saliendo de su boca en realidad se refería al clima de confrontación entre partidos, que dificultaba cualquier entendimiento en la región con ayuntamientos de signo contrario.

La opinión general ayer en la Real Casa de Correos era que acababa una campaña «muy rara» y «muy fea». Tras el desfile de la Escuadra de Batidores de Artillería Antiaérea, la Banda de Guerra de la Brigada Almogávares VIParacaidista, una sección del Colegio de Guardias Jóvenes y otra de la Policía Municipal formada sólo por mujeres – por el 50 aniversario de la incorporación femenina a este cuerpo–, los invitados entraron a la Real Casa de Correos y ocuparon sus respectivos asientos.

Premios a la sociedad madrileña
Los discursos tal vez fueron más breves en un acto, en todo caso, muy largo. Al término del cual se formaron los habituales corrillos. El ex vicepresidente Ignacio Aguado y todos sus consejeros acudieron y fueron saludados con bastante efusividad por sus excompañeros populares. No hubo, eso sí, encuentro Aguado-Ayuso. Pero sí un trío que interesó mucho a los periodistas, condenados por el protocolo Covid a seguir sólo con la vista y de lejos tan jugoso encuentro: Isabel Díaz Ayuso, Esperanza Aguirre y Pablo Casado charlaron animadamente.

Entre los premiados, además de Rafa Nadal en vídeo –su galardón ya lo recibió en persona el pasado diciembre–, Ainhoa Arteta, Carmen Iglesias y el citado Nacho Cano;el empresario Clemente González, el científico Rafael Yuste y la periodista Berta Queralt. Pero, sobre todo, la sociedad civil, tan golpeada en este año: asociaciones de peluqueros, cajeras de supermercado, autónomos, funerarios – «las familias nos pedían que tocáramos el féretro»–, a SOS 4×4 Rescate, que trasladaban a sanitarios en medio del temporal Filomena, los niños de Madrid…

Los expresidentes Ángel Garrido y Cristina Cifuentes recibieron su Medalla de Oro de manos de Ayuso. A él se la entregó con gélida cortesía; con ella se fundió en un abrazo.

    Deja tu comentario

    Tu email no será publicado.*

    20 − dieciocho =

    INFORMADRID utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies