Header Ad

Categories

Most Popular

Cien bomberos más y el estreno de la unidad de drones para combatir el fuego en el verano más difícil

3 minutos de lectura para este artículo

Filomena no sólo complicó el inicio del año en la Comunidad de Madrid, sino que también hace prever un verano especialmente difícil en cuanto a los incendios forestales. Para evitar el incremento del peligro que supone llegar al verano con los montes aún cargados de los restos de la debacle de enero, el Gobierno regional pone en marcha esta edición del Plan contra incendios, el Infoma 2021, con dos novedades: un centenar de nuevos bomberos, y el estreno de la nueva unidad de drones, que serán una herramienta utilísima para evaluar los fuegos y su evolución.

En total, serán más de 5.000 las personas incluidas en el dispositivo contra incendios de este verano en la Comunidad de Madrid. De ellas, 2.160 serán bomberos, a razón de 590 efectivos de guardia diaria. Son cien más que en la anterior edición. Y no es extraño, si se tiene en cuenta que Filomena no sólo ha echado abajo toneladas de madera y ramas, sino que dificultó que los bomberos hicieran su trabajo habitual, destinando muchos meses a ayudar a combatir el aislamiento provocado por la nieve primero, a limpiar kilómetros de pistas forestales después, y a limpiar los cortafuegos finalmente.

En cualquier caso, de las 1.100 hectáreas que se desbrozan habitualmente cada año, en esta ocasión no se ha llegado a más de 870, lo que supone que aún hay muchos residuos vegetales secos en los montes. Como señala la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso,
«el principal peligro será el combustible vegetal que Filomena nos ha dejado», pero tranquiliza a la población al señalar que «este ses un gobierno diseñado par aapgar todo tipo de fuegos».

Madrid invierte al año 41,3 millones de euros en la prevención y extinción de incendios forestales. Este año, además, se le sumaron otros 3 millones extraordinarios destinados a trabajos de recogida de arbolado y ramaje generados por el temporal de nieve.

«Ojos» nocturnos
Pero además del refuerzo del capital humano que ha realizado la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior, que dirige Enrique López, este verano que se adivina difícil los bomberos se han dotado de otra herramienta: una unidad de drones que ya llevaba meses en pruebas para incendios industriales y de edificios, con resultados muy buenos, y que ahora se va a aplicar por primera vez a los incendios forestales.

Los drones serán, explicaba Agustín de la Herrán, jefe del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, «los ojos» de este colectivo cuando se eche la noche y los helicópteros no puedan trabajar. Entonces, se utilizarán para perimetrar las zonas afectadas por el fuego y controlar cómo evolucionan, hacia qué zonas crecen, o para que estudien sus efectos en las zonas más escarpadas o donde es más difícil o cuesta más tiempo enviar a equipos humanos. Todo, insiste, sin riesgo para las personas pero aportando una cantidad de información que puede ser vital a la hora de abordar el ataque al fuego.

La unidad de drones está formada por 5 bomberos pilotos y un oficial, los cuales trabajan con 5 drones: 2 pesados (hexacóptero, 6 motores y 6 hélices) y 3 ligeros (cuadricóptero, 4 motores y 4 hélices). Su misión será sustituir en determinados casos, especialmente durante la noche, a los medios aéreos de extinción de incendios forestales.

Otra novedad este año es el plan de emplazamientos que han preparado ya, señalando en los 59 muicipios que son considerados Zonas de Alto Riesgo Forestal y en otros dónde pueden poner un puesto de mando extendido si llega el caso. Tener predeterminados estos campamentos agiliza la tarea en caso de que haya que instalarlos, recuerda De la Herrán.

Los bomberos de Madrid cuentan también con el refuerzo que supone el convenio de colaboración con sus compañeros en las comunidades vecinas de Castilla-La Mancha y Castilla y León. El Plan Infoma permanecerá activado hasta el 30 de septiembre.

Contará este año con la participación de 5.233 profesionales y voluntarios de seguridad y emergencias, un 3,7% más que el año pasado: cien bomberos de nuevo ingreso; agentes forestales (242), trabajadores laborales, personal de medios aéreos; brigadas forestales, personal de vigilancia (180), retenes (580), y los 2.831 voluntarios de Protección Civil de la región.

La unidad de drones está formada por 5 bomberos pilotos y un oficial, los cuales trabajan con 5 drones: 2 pesados (hexacóptero, 6 motores y 6 hélices) y 3 ligeros (cuadricóptero, 4 motores y 4 hélices). Su misión será sustituir en determinados casos, especialmente durante la noche, a los medios aéreos de extinción de incendios forestales.

Se han reforzado además los puntos de vigilancia, añadiendo cuatro nuevos en Peña Cadalso, Peña de Cenicientos, Collado Vihuelas y El Espartal; se ha construido una nueva base retén en Rascafría, se han ampliado los módulos de la base de la Brigada Helitransportada de Valdemorillo, y se han mejorado 27 puntos de vigilancia de la región utilizados por los retenes forestales.

Además, el Centro de Comunicaciones del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid (CECOP) ha duplicado su capacidad de respuesta con la incorporación de 28 operadores (19 mujeres y 9 hombres) de nuevo ingreso, que durante medio año se han formado en el Instituto de Formación Integral en Seguridad y Emergencias de la Comunidad (IFISE).

INFORMADRID utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies