Header Ad

Categories

Most Popular

¿Cómo realizar la limpieza, el pulido y el mantenimiento del mármol? por PULIGAVIOTA

/COMUNICAE/

Errores comunes que se deben evitar al limpiar y pulir el suelo de mármol y formas de evitarlos:


El mármol es muy resistente y delicado al mismo tiempo, por lo que la limpieza y el pulido deben hacerse con cuidado, ya que una mala manipulación de la piedra puede hacerla más susceptible de romperse, por lo que es aconsejable contactar con una empresa de limpieza especializada en cuidado.

Es obligatorio que los propietarios que eligen suelos de mármol conozcan las técnicas de limpieza adecuadas para saber cómo conseguir un suelo brillante antes de realizar un lijado y pulido y poder mantener las baldosas con un aspecto impecable y atractivo.

A continuación, se indican los 10 principales errores que se cometen al limpiar y pulir los suelos de mármol y las formas de evitarlos:

1. Evitar usar una fregona húmeda
No se debe utilizar una fregona completamente humedecida para limpiar agua derramada o manchas en el suelo de mármol, ya que puede hacer que el agua atasque las superficies esponjosas del mármol.

Hay que utilizar un paño húmedo para limpiar el suelo de mármol, en lugar de uno totalmente empapado. Además, hay que utilizar agua desionizada, ya que es menos perjudicial para la superficie de las piedras de mármol.

La permeabilidad del mármol lo hace susceptible a los daños causados por líquidos como el vino, el café o el zumo, por lo que es importante secar la zona derramada inmediatamente antes de proceder a cualquier decoloración permanente.

2. Utilizar trapos secos
No se deben usar paños, trapos o esponjas que hayan sido empapados en sustancias cerosas, aceitosas o húmedas, ya que existe una alta probabilidad de que los residuos de disolventes sean absorbidos por la estructura permeable de la piedra y provoquen manchas o decoloraciones permanentes. El mármol es una piedra porosa y, debido a su estructura esponjosa, está sujeto a la absorción de líquidos y disolventes.

Se recomienda limpiar el suelo de mármol lo antes posible con una fregona seca, un paño o una esponja en cuanto se derrame algo. El uso de un paño seco no sólo ayudará a absorber mejor el líquido derramado, evitando así cualquier daño a largo plazo, sino que también eliminará cualquier residuo húmedo que pudiera hundirse en los poros del mármol.

3. Qué limpiadores utilizar
Nunca se deben limpiar los suelos de mármol con productos de limpieza comprados al azar, ya que contienen ácidos, y productos químicos que pueden ser perjudiciales para la estructura permeable del mármol.

Los limpiadores habituales de los comercios suelen ser muy ácidos y la falta de alcalinidad puede hacer que el mármol sea más susceptible a la decoloración y puede reducir en gran medida la resistencia del mármol.

Para limpiar el mármol, se debe utilice agua destilada o desionizada, jabón neutro o limpiadores con pH 7,00, aguarrás y un 2% de detergente no iónico como disolventes, ya que no sólo evitan la abrasión y la decoloración, sino que mantienen los suelos de mármol en excelentes condiciones alargándole la vida.

4. Cuidado con los remedios caseros
No se deben utilizar productos alimenticios como el vinagre, la leche, el limón, o el amoníaco para limpiar las superficies de mármol, ya que son muy ácidos o muy alcalinos y pueden destruir completamente la superficie del mármol.

Se deben utilizar productos de limpieza específicos para la limpieza de suelos de mármol en lugar de optar por remedios caseros. Los remedios caseros no ofrecen ninguna garantía, por lo que los riesgos de sufrir daños aumentan considerablemente y es muy difícil recuperar los suelos de mármol dañados, pudiendo quedar estropeados de forma permanente

5. Uso del agua
No hay que utilizar el agua como único agente para limpiar el mármol, ya que su uso continuado puede hacer que el mármol se vuelva opaco y poco atractivo, así como su durabilidad.

Hay que utilizar disolventes no ácidos, es aconsejable usar sólo alcalinos o preferiblemente neutros para limpiar el suelo de mármol.

6. Sellado del suelo de mármol
No se debe dejar el suelo de mármol sin sellar después de la instalación, ya que se volverá mucho más sensible a los impactos y absorberá la suciedad que el mármol sellado.

Se recomienda encarecidamente el sellado del suelo de mármol, ya que no sólo aumenta la resistencia de la piedra, sino que también limita los daños o las manchas causadas por los líquidos derramados.

El sellado periódico del mármol con una lechada de buena calidad garantizará que los suelos de mármol se mantengan en perfectas condiciones y también añadirá años a la vida útil. Dependiendo del tipo de mármol que se coloque y del tipo de sellador que se utilice, es posible que se tenga que volver a realizar cada tres o seis años para mantener el aspecto impecable del mármol. Sin embargo, es aconsejable no excederse.

7. Mobiliario pesado
Nunca hay que dejar muebles pesados, como mesas, sillas y sofás, directamente sobre la superficie del suelo de mármol, ya que pueden dañar su superficie. Además, no se deben arrastrar nunca muebles pesados ni objetos afilados por el suelo de mármol, ya que puede provocar abrasiones y arañazos permanentes.

Para evitar los daños causados por el peso de los muebles pesados, se pueden colocar alfombras blandas o fieltros bajo las patas de los muebles, ya que esto puede reducir el contacto directo con el suelo de mármol. Estos consejos también son útiles para cuidar la tarima o el parquet.

8. Materiales abrasivos
No utilizar materiales abrasivos ni productos de limpieza domésticos para la limpieza de suelos de mármol, ya que no están diseñados para ello y no ayudarán a eliminar las manchas. Este tipo de materiales causará sin duda daños evidentes a la piedra que serán visibles a largo plazo. Los limpiadores de baño y los sprays son ejemplos de productos domésticos que deben evitarse para limpiar el mármol.

Hay que utilizar limpiadores específicamente diseñados para limpiar mármoles, en lugar de optar por sustitutos más fuertes que podrían decolorar permanentemente las baldosas.

9. Pulir el suelo de mármol
No se debe posponer ni evitar pulir su suelo de mármol. Algunas personas no consideran necesario pulir el suelo de mármol, sin embargo, es muy recomendable pulirlo por múltiples razones. También hay que mencionar que pulirlo demasiado puede ser una solución casi tan mala como no pulirlo en absoluto.

El pulido puede reducir el grado de absorción de suciedad y líquidos por parte del mármol, además de mejorar el aspecto del suelo. Por eso, si quiere mantener el aspecto y el brillo de los suelos de mármol, pulirlos de vez en cuando es casi una obligación.

Es aconsejable hacerlo de forma profesional por una empresa de limpieza especializada en pulido de suelos, ya que ofrecen su experiencia y servicios en el lijado y pulido de este tipo de suelos.

10. Hay que estar siempre atento para evitar daños
No hay que ignorar las caídas de líquidos o los arañazos en el suelo de mármol. La mejor manera de evitar que el daño sea permanente es actuar inmediatamente en cuanto se note algún tipo de decoloración o mancha, ya que el tiempo es esencial.

El mármol se mancha muy rápidamente, por lo que la mejor manera de mantenerlo en plena forma es estar muy atento a su mantenimiento y limpiar inmediatamente cualquier derrame, ya sea de agua, vino, zumo o café. Se recomienda utilizar una escoba limpia y seca, un paño de algodón o una esponja para absorber o limpiar los suelos de mármol.

El mármol es una piedra resistente que puede durar mucho tiempo si se limpia y se mantiene regularmente.

Si el mármol está dañado es difícil de restaurar y, por ejemplo, tienes que eliminar grafitis en paredes de mármol exteriores, se recomienda contactar con una empresa especializada en la limpieza ecológica de superficies con chorro de arena a baja presión, que devolverá al mármol su estado original sin dañarlo.

Sin embargo, la durabilidad de los suelos de mármol también depende de la calidad. Factores como el clima, los productos químicos, el calor y la humedad desempeñan un papel importante a la hora de comprobar la durabilidad del mármol.

Aunque las losas de mármol tienen una superficie de aspecto duradero, en realidad el mármol es una roca muy permeable que puede absorber fugas y acumular suciedad en sus poros si no se limpia adecuadamente.

Aunque es muy brillante, los líquidos ácidos, los aceites e incluso el agua pueden manchar y arruinar el mármol, su estructura esponjosa absorbe los disolventes en su interior. Y una vez que el mármol se mancha, puede ser muy difícil eliminar la mancha sin dañar toda la baldosa.

Fuente Comunicae

¿Te ha gustado este artículo?

INFORMADRID utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies