Header Ad

Categories

Most Popular

Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo

TONY LINAREJOS: Los principales beneficios del ejercicio

El ejercicio se define como cualquier movimiento que hace trabajar a los músculos y requiere que el cuerpo queme calorías.

Hay muchos tipos de actividad física, incluyendo la natación, correr, trotar, caminar y bailar, por nombrar algunos. Se ha demostrado que mantenerse activo tiene muchos beneficios para la salud, tanto física como mental.

A continuación, el entrenador personal Tony Linarejos aporta los principales formas en que el ejercicio regular beneficia al cuerpo y al cerebro.


Puede hacerte sentir más feliz

Se ha demostrado que el ejercicio mejora el estado de ánimo y disminuye los sentimientos de depresión, ansiedad y estrés.

Produce cambios en las partes del cerebro que regulan el estrés y la ansiedad. También puede aumentar la sensibilidad del cerebro a las hormonas serotonina y norepinefrina, que alivian los sentimientos de depresión.

Además, el ejercicio puede aumentar la producción de endorfinas, que se sabe que ayudan a producir sentimientos positivos y a reducir la percepción del dolor. Además, se ha demostrado que el ejercicio reduce los síntomas en las personas que sufren de ansiedad. También puede ayudarles a ser más conscientes de su estado mental y a practicar la distracción de sus miedos.

Curiosamente, no importa cuán intenso sea el ejercicio. Parece que tu estado de ánimo puede beneficiarse del ejercicio, sin importar la intensidad de la actividad física. Los efectos del ejercicio en el estado de ánimo son tan poderosos que la elección de hacer ejercicio (o no hacerlo) incluso marca la diferencia en periodos cortos.


Puede ayudar con la pérdida de peso

La inactividad es un factor importante en el aumento de peso y la obesidad.

Para comprender el efecto del ejercicio en la reducción de peso, es importante entender la relación entre el ejercicio y el gasto de energía.

El cuerpo gasta energía de tres maneras:

  • digiriendo los alimentos,
  • haciendo ejercicio
  • y manteniendo las funciones corporales como los latidos del corazón y la respiración.

Al hacer dieta, la reducción de la ingesta de calorías disminuirá su ritmo metabólico, lo que retrasará la pérdida de peso. Por el contrario, se ha demostrado que el ejercicio regular aumenta su ritmo metabólico, lo que quemará más calorías y le ayudará a perder peso.

Además, los estudios han demostrado que la combinación del ejercicio aeróbico con el entrenamiento de resistencia puede maximizar la pérdida de grasa y el mantenimiento de la masa muscular, lo cual es esencial para mantener el peso.


Es bueno para sus músculos y huesos

El ejercicio juega un papel vital en la construcción y mantenimiento de músculos y huesos fuertes.

La actividad física, como el levantamiento de pesas, puede estimular el desarrollo muscular cuando se combina con una adecuada ingesta de proteínas.

Esto se debe a que el ejercicio ayuda a liberar hormonas que promueven la capacidad de los músculos para absorber aminoácidos. Esto les ayuda a crecer y reduce su descomposición.

A medida que las personas envejecen, tienden a perder masa y función muscular, lo que puede conducir a lesiones y discapacidades. Practicar una actividad física regular es esencial para reducir la pérdida de músculo y mantener la fuerza a medida que se envejece.

Además, el ejercicio ayuda a aumentar la densidad ósea cuando se es más joven, además de ayudar a prevenir la osteoporosis más adelante en la vida.


Puede aumentar los niveles de energía

El ejercicio puede ser un verdadero estímulo de energía para las personas sanas, así como para las que padecen diversas afecciones médicas.

Además, el ejercicio puede aumentar significativamente los niveles de energía de las personas que sufren el síndrome de fatiga crónica y otras enfermedades graves.


Puede reducir el riesgo de enfermedades crónicas

La falta de actividad física regular es una de las principales causas de las enfermedades crónicas.

Se ha demostrado que el ejercicio regular mejora la sensibilidad a la insulina, la aptitud cardiovascular y la composición corporal, pero también disminuye la presión arterial y los niveles de grasa en la sangre.

En cambio, la falta de ejercicio regular -incluso a corto plazo- puede dar lugar a aumentos significativos de la grasa del vientre, lo que aumenta el riesgo de diabetes de tipo 2, enfermedades cardíacas y muerte prematura.

Por lo tanto, se recomienda la actividad física diaria para reducir la grasa del vientre y disminuir el riesgo de desarrollar estas enfermedades.


Puede ayudar a la salud de la piel

Su piel puede verse afectada por la cantidad de estrés oxidativo en su cuerpo.

El estrés oxidativo se produce cuando las defensas antioxidantes del cuerpo no pueden reparar completamente el daño que los radicales libres causan a las células. Esto puede dañar sus estructuras internas y deteriorar su piel.

Aunque la actividad física intensa y exhaustiva puede contribuir al daño oxidativo, el ejercicio moderado y regular puede aumentar la producción de antioxidantes naturales de su cuerpo, que ayudan a proteger las células.

De la misma manera, el ejercicio puede estimular el flujo sanguíneo e inducir adaptaciones de las células de la piel que pueden ayudar a retrasar la aparición del envejecimiento de la piel.


Puede ayudar a la salud de su cerebro y a la memoria

El ejercicio puede mejorar la función cerebral y proteger la memoria y las habilidades de pensamiento.

Para empezar, aumenta el ritmo cardíaco, lo que promueve el flujo de sangre y oxígeno al cerebro.

También puede estimular la producción de hormonas que pueden mejorar el crecimiento de las células cerebrales.

Además, la capacidad del ejercicio para prevenir enfermedades crónicas puede traducirse en beneficios para el cerebro, ya que su función puede verse afectada por estas enfermedades.

La actividad física regular es especialmente importante en los adultos mayores, ya que el envejecimiento, combinado con el estrés oxidativo y la inflamación, promueve cambios en la estructura y la función del cerebro.

Se ha demostrado que el ejercicio hace que el hipocampo, una parte del cerebro vital para la memoria y el aprendizaje, aumente de tamaño. Esto sirve para aumentar la función mental de los adultos mayores.

Por último, se ha demostrado que el ejercicio reduce los cambios en el cerebro que pueden causar la enfermedad de Alzheimer y la esquizofrenia.


Puede ayudar con la relajación y la calidad del sueño

El ejercicio regular puede ayudar a relajarse y a dormir mejor.

En cuanto a la calidad del sueño, el agotamiento de la energía que se produce durante el ejercicio estimula los procesos de recuperación durante el sueño.

Además, se cree que el aumento de la temperatura corporal que se produce durante el ejercicio mejora la calidad del sueño, ya que ayuda a reducirla durante el sueño.

Muchos estudios sobre los efectos del ejercicio en el sueño han llegado a conclusiones similares.

Además, la práctica de ejercicio regular parece ser beneficiosa para los ancianos, que suelen verse afectados por trastornos del sueño.

Puede ser flexible con el tipo de ejercicio que elija. Parece que tanto el ejercicio aeróbico solo como el ejercicio aeróbico combinado con el entrenamiento de resistencia pueden igualmente ayudar a la calidad del sueño.


Puede reducir el dolor

El dolor crónico puede ser debilitante, pero el ejercicio puede ayudar a reducirlo.

De hecho, durante muchos años, la recomendación para tratar el dolor crónico fue el descanso y la inactividad. Sin embargo, estudios recientes demuestran que el ejercicio ayuda a aliviar el dolor crónico.

Una revisión de varios estudios indica que el ejercicio ayuda a los participantes con dolor crónico a reducir su dolor y a mejorar su calidad de vida

Varios estudios muestran que el ejercicio puede ayudar a controlar el dolor asociado a diversas afecciones de salud, entre ellas el dolor lumbar crónico, la fibromialgia y el trastorno crónico de los tejidos blandos del hombro, por nombrar algunas.

Además, la actividad física también puede aumentar la tolerancia al dolor y disminuir la percepción del dolor.


El resultado final

El ejercicio ofrece increíbles beneficios que pueden mejorar casi todos los aspectos de su salud de adentro hacia afuera.

La actividad física regular puede aumentar la producción de hormonas que te hacen sentir más feliz y te ayudan a dormir mejor.

También puede mejorar el aspecto de su piel, ayudarle a perder peso y mantenerlo, disminuir el riesgo de enfermedades crónicas y mejorar su vida sexual.

Tanto si practicas un deporte específico como si sigues la pauta de 150 minutos de actividad a la semana, inevitablemente mejorarás tu salud de muchas manera.


Tony Linarejos

Envía tu nota de prensa Envía tu nota de prensa

    Deja tu comentario

    Tu email no será publicado.*

    once + nueve =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies