Header Ad

Categories

Most Popular

5 errores comunes en la limpieza de oficinas que hay que evitar

5 errores comunes en la limpieza de oficinas que hay que evitar

Limpieza de oficinas

Un servicio de limpieza profesional te permite dar a una oficina un aspecto pulcro y eficiente, en el que los empleados se sentirán animados a trabajar y los clientes a entrar.

La limpieza de oficinas en Madrid llevada a cabo por personal especialmente dedicado es mucho más probable que produzca efectos válidos y duraderos.

Hay muchas pequeñas precauciones que deben observarse para obtener resultados higiénicos satisfactorios. Por ejemplo, las actividades de limpieza deben realizarse de abajo hacia arriba, para evitar pasar por encima de las superficies ya tratadas.

Además, esperar mucho tiempo para las ocasiones especiales no es una buena idea, ya que esto hace que se acumule más y más suciedad y hace que el procedimiento sea aún más largo y agotador.

Mantener la oficina en la que se pasa la mayor parte de la semana en excelentes condiciones higiénicas requiere un esfuerzo considerable y las habilidades adecuadas.

Limpieza de oficinas


¿Cuáles son los errores más comunes en la limpieza de oficinas?

5 errores de limpieza de oficinas que hay que evitar

  1. Elegir los materiales de limpieza equivocados

No todos los detergentes son adecuados para la limpieza de oficinas. Si se eligen jabones demasiado agresivos, se corre el riesgo de arruinar las superficies tratadas, y si se utilizan jabones demasiado suaves, se corre el riesgo de que la limpieza sea insuficiente.

Otro error común es tratar indiscriminadamente todas las superficies con los mismos limpiadores, incluidos los dispositivos electrónicos. Las pantallas de los televisores y los ordenadores pueden resultar dañados por este método. En estos casos, se debe pasar un paño de microfibra ligeramente sobre las superficies.

Si se utilizan demasiados detergentes o se eligen productos demasiado agresivos (como la lejía) se corre el riesgo de dañar gravemente las superficies tratadas, por lo que es muy importante que los productos sean ecológicos.

  1. Confiar en personal no cualificado

La práctica habitual es confiar la limpieza de las oficinas a personal no cualificado: error, porque no están capacitados para realizar las tareas de limpieza de manera profesional.

Es correcto instar a los empleados a que dejen sus escritorios ordenados, pero la limpieza de oficinas es una actividad real para la que hay que estar formado, y que corre el riesgo de causar daños si quienes la realizan no saben dónde poner las manos

El personal profesional sabe cómo tratar todas las superficies, incluidas las que generalmente se pasan por alto, donde se acumula el polvo y se forman telarañas.

Confiar en personal no cualificado

  1. Descuidar la limpieza a fondo

La limpieza a fondo también se lleva a cabo en zonas que suelen ser descuidadas por personal no capacitado para ello. Piense, por ejemplo, en los tiradores, las esquinas detrás de los muebles, los receptores de teléfono. Se trata de zonas que, por una u otra razón, tienden a atraer el polvo como un imán.

Evitar la limpieza adecuada de estos lugares conduce a un trabajo incompleto e insatisfactorio, es decir, a perder tiempo y a quedarse con un entorno de trabajo menos que impecable que debe ser tratado de nuevo.

Los profesionales quitan el polvo a los armarios, mesas, sillones, teclados y ratones, tapicerías y suelos, instalaciones y ventanas, con productos de limpieza no agresivos.

Un error común es limpiar las ventanas de la oficina en días soleados: por el contrario, es mejor limpiar las ventanas cuando el cielo está nublado, para que el producto de limpieza se evapore más lentamente y tenga más tiempo para lograr una limpieza satisfactoria.

Descuidar la limpieza a fondo

  1. Evitar la desinfección

Limpiar no significa automáticamente tratar las superficies para eliminar los gérmenes y las bacterias. Los servicios profesionales de limpieza se llevan a cabo de manera que se eliminan los microorganismos perjudiciales para la salud con el fin de prevenir la aparición de enfermedades.

Con la higienización se eliminan todos los elementos que pueden ser un peligro para la salud, dando un nuevo brillo e higiene a los entornos de trabajo.

  1. Tratamiento incorrecto de las manchas

Las manchas no deben frotarse, para no empeorar el daño. Este es uno de los clásicos errores que cometen quienes no están debidamente formados en materia de limpieza.

Si se realiza la limpieza de forma inadecuada, se corre el riesgo de dañar el entorno de trabajo.

Lo que se puede hacer, en cambio, es enseñar a los empleados a recoger los residuos de forma correcta, de modo que se facilite a los limpiadores sus actividades de eliminación.

Las alfombras y moquetas requieren una atención especial para eliminar todo rastro de suciedad. Las bacterias acechan en grandes cantidades.

Contratar a una empresa de limpieza profesional para la limpieza de tu oficina puede ser una garantía de que el trabajo se realice de manera eficiente y efectiva.

Las empresas de limpieza profesionales suelen tener experiencia y conocimiento en cuanto a cómo limpiar de manera eficiente diferentes tipos de superficies y ambientes, y pueden utilizar productos y equipos especializados para asegurar una limpieza profunda y duradera.

Además, al contratar a una empresa de limpieza profesional, puedes estar seguro de que el trabajo se realizará de acuerdo con las normas de higiene y seguridad apropiadas, lo que puede ser especialmente importante en entornos de trabajo como oficinas.

En resumen, contratar a una empresa de limpieza profesional puede ser una opción segura y efectiva para la limpieza de tu oficina.

¿Te ha gustado este artículo?

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*

    doce + 19 =

    INFORMADRID utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies