Header Ad

Categories

Most Popular

Cómo evitar los problemas del polvo en la casa

¡Cómo evitar los problemas con el polvo en casa!

Un enemigo común de todos los hogares es el polvo

Sea cual sea la ubicación y la exposición de la casa, es inevitable que el polvo no aceche en los diversos rincones de la vivienda.

Hay factores que aumentan la cantidad de polvo como las ventanas abiertas, los zapatos, las mascotas… y, por lo tanto, es bueno conocer las causas y también algunos detalles que pueden ayudar a su eliminación.

Los ácaros del polvo también pueden causar alergias y molestias respiratorias, por lo que es bueno no subestimar su presencia e intentar eliminarlos y mantenerlos a raya con las herramientas adecuadas. Para poner fin a este calvario y respirar un aire más saludable.

GRUPO JOCORDÁN empresa de limpieza, nos aporta algunos consejos simples que te ayudarán a retrasar y combatir eficazmente el polvo en tu hogar.


¿Cuáles son las causas de la aparición del polvo?

El polvo que se acumula en el hogar está formado en parte por residuos volátiles del cuerpo humano, como el pelo y la piel seca muerta y en parte por desechos y suciedad que se acumulan en el hogar, así como las fibras de las prendas de vestir y los revestimientos de los muebles y sofás.

No hay que subestimar la contribución del polvo causado por los animales domésticos que sueltan su pelo, especialmente en la temporada de verano. Además, los ácaros del polvo se alimentan de todos estos componentes orgánicos y proliferan en el hogar, causando a menudo alergias.


¿Qué consecuencias trae el polvo?

Las consecuencias de un aire no purificado en la casa, pueden ser diferentes y más o menos molestas. Entre ellas hay alergias, irritaciones de la piel, molestias en la respiración, olores desagradables, migrañas, agotamiento, ataques de asma, sinusitis, etc. Algunas de estas molestias presentes en el hogar desaparecen una vez realizada la limpieza.

Erradicar el polvo de forma definitiva es una tarea imposible, pero hay algunos trucos que pueden ayudar a no sufrir sus efectos de forma excesiva. Te lo contamos enseguida:

1.- Presta atención a los tejidos de tu hogar

Los diferentes tipos de tejidos que adornan nuestros hogares permiten que el polvo se asiente muy fácilmente. Por lo tanto, es bueno seguir estas recomendaciones:

  • Evita las alfombras demasiado grandes y pesadas.
  • Es aconsejable tener cortinas de material sintético, un material que, además, hace que el polvo se deslice y no lo retenga. Las ultimas tendencias en tejido ofrecen cortinas de tacto y presencia natural.
  • Airea las almohadas, las sábanas, las mantas, los edredones al menos cada 15 días.
  • El colchón si no se puede airear, es necesario aspirarlo cada semana, para eliminar los ácaros de polvo.
  • Lava la ropa a una temperatura superior a 60° para matar todos los ácaros.
  • Las mantas, los edredones y la ropa de cama deben ser lavables en agua porque la limpieza en seco no es capaz de eliminar bien las partículas alergénicas.

2.- Limpieza a fondo

Para una limpieza profunda, es importante utilizar las herramientas adecuadas. El uso de un plumero puede resultar contraproducente, ya que sólo levanta el polvo y lo dispersa. En cambio, el polvo debe ser atrapado. Es necesario, por lo tanto, que las herramientas a nuestra disposición sean altamente efectivas como las que te detallamos a continuación:

  • El uso de un paño o una mopa facilitaría la tarea de capturar el polvo, siempre y cuando éstos no pierdan pelusa o estén en malas condiciones. Es mejor utilizar paños de microfibra con acción electrostática, diseñados para capturar y atrapar fácilmente incluso el polvo más fino y resistente, sin rayar las superficies.
  • En cambio, para los suelos es necesario usar una buena aspiradora que elimina profundamente todo tipo de restos depositados en el suelo y además podemos utilizarlo para eliminar el polvo de las superficies, textiles de nuestros muebles.

Limpieza a fondo


3.- Dormitorios

Limpiar y ordenar los dormitorios de tu hogar es importante tanto por razones higiénicas como estéticas. Antes de comenzar el proceso de limpieza, por la mañana, tan pronto como te despiertes, es una buena idea abrir las ventanas de la habitación y ventilarla durante al menos diez minutos para cambiar el aire y eliminar los malos olores.

Luego puedes empezar a quitar el polvo con un paño de microfibra húmedo a las mesillas de noche y a los armarios, para que el polvo vaya al suelo, que debe ser limpiado con una aspiradora antes y con un paño mojado con detergente después.

Las sábanas y las fundas de las almohadas deben lavarse y cambiarse con frecuencia, te sugerimos que sea una vez a la semana en invierno y dos en verano; las mantas al menos una vez al mes.


4.- Ventilación adecuada

Una ráfaga de viento que pase a través de la ventana de la vivienda ciertamente contribuirá de manera importante a la formación de polvo, llevando consigo todo tipo de residuos. Por lo tanto, es mejor evitar dejar las ventanas abiertas por muchas horas, especialmente cuando hay viento.

Las mosquiteras también son un remedio útil: además de ser eficaces contra los insectos, bloquean la mayor parte de la suciedad llevada por el viento. Sería bueno dejar las ventanas abiertas durante la limpieza, pero cerrarlas tan pronto como el trabajo esté terminado, de modo que la limpieza dure más tiempo y el polvo retarde su formación.

Para ampliar más información visita www.empresasdelimpiezamalaga.com

    Deja tu comentario

    Tu email no será publicado.*

    17 + 19 =

    INFORMADRID utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies